Con INTACTA, sembrá tranquilo la soja de segunda

Con INTACTA, sembrá tranquilo la soja de segunda

Esta campaña vuelve a crecer la superficie de la oleaginosa sembrada en fechas tardías, en su mayor parte sobre la cosecha de trigo o cebada. Será un tercio de las 17,6 millones de hectáreas implantadas con el cultivo durante el ciclo. En este contexto, las variedades con tecnología INTACTA, que aportan protección contra lepidópteros, son más importantes que nunca.

La soja naciendo sobre rastrojo de trigo. Este año habrá unas 6 millones de Has. de soja de 2º.

Como consecuencia de una nueva expansión del área sembrada con trigo en esta campaña 2019/20, se registrará también otro crecimiento de la superficie implantada con soja de segunda.

De acuerdo con las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el área ocupada con el doble cultivo (trigo – soja de 2º) aportaría el 33% de las 17,6 millones de hectáreas proyectadas para la oleaginosa en el actual ciclo agrícola, lo que constituiría un nuevo récord para este esquema productivo.

La reconocida entidad sostiene que, a diferencia de lo que sucede en el sur de la provincia de Buenos Aires, en donde la soja de segunda puede ser implantada durante un período muy acotado después de la cosecha de trigo y cebada, en las regiones centro y norte del país es mucho más prolongada la ventana de siembra.

En definitiva, se espera una impresionante área de 6 millones de hectáreas con soja de segunda.

Estos lotes crecerán, en los próximos meses, en condiciones climáticas “neutras”, según coinciden en señalar los especialistas en meteorología. Es decir, tendrán un rango promedio de lluvias, aunque en algunas zonas se estima un aumento de temperaturas por encima de lo normal y posiblemente menos precipitaciones.

Todas estas condiciones pueden favorecer la expansión de la presencia de plagas en los lotes de segunda, sobre todo del complejo de lepidópteros, que puede producir fuertes pérdidas de rendimiento.

Pero para ese problema hay una solución contundente: las variedades con tecnología INTACTA protegen contra un amplio número de especies de lepidópteros, lo que permite reducir la cantidad de aplicaciones y no tener que correr buscando equipos de pulverización cuando cuesta encontrarlos, por la alta demanda.

Más allá de la protección contra insectos lepidópteros, las sojas con tecnología INTACTA tienen otras ventajas adicionales.

Por un lado, su plus de rendimiento, característica que fue ampliamente comprobada en las últimas campañas, incluso con resultados de la reconocida RECSO, que tiene que ver con el rendimiento extra de estas variedades RR2 sobre las RR1.

Por supuesto, a todo esto se suma el más eficiente control de malezas.

Hay variedades INTACTA que se adaptan perfectamente a las siembras de segunda en las principales regiones sojeras del país y en distintos grupos de madurez (GM).

Para la provincia de Buenos Aires y centro norte de La Pampa se destacan DM 3815 IPRO STS (en el grupo 3 largo), AW 4326 IPRO y DM 4617 IPRO (4 medio), AW 4927 IPRO (4 largo), AW 4736 IPRO (4 medio, 4 largo y 5 corto) y DM 50i17 IPRO STS y DM 53i53 IPRO (5 corto).

En el sur de Córdoba, Santa Fe y San Luis, además de esas variedades, se suma la NS 4619 IPRO STS en el grupo 4 medio.

En promedio, estas variedades mostraron mayores rendimientos que los materiales RR1.

Así, está claro que la tecnología INTACTA constituye la mejor opción para las siembras de soja de segunda en las principales regiones productivas del país.

Con INTACTA el cultivo está más protegido.