Los rindes de las sojas INTACTA siguen sorprendiendo, también en Entre Ríos

Los rindes de las sojas INTACTA siguen sorprendiendo, también en Entre Ríos

Así piensa el asesor David Angelini, de Gualeguaychú, Entre Ríos, que obtuvo rendimientos superiores a 46,5 qq/ha en la última campaña con estas variedades. En esta nota detalla qué materiales sembró, cuál fue su estrategia de fertilización y cómo utiliza esta tecnología para no sufrir problemas de plagas lepidópteras y hasta dificultades logísticas.

“Es para hacer un cuadro y colgarlo en una pared”. El asesor David Angelini se refiere así al rendimiento de 46,5 qq/ha de soja que consiguió sembrando variedades INTACTA en la zona de Gualeguaychú, Entre Ríos, durante la última campaña. Muy por encima del promedio regional.

Este reconocido asesor de la zona trabajó con varios productores sobre unas 5.000 hectáreas, de las cuales las variedades INTACTA cubrieron unas 2.000 hectáreas sobre 3.500 que dedicaron a la soja.

Los materiales sembrados en los campos de los asesorados por Angelini fueron de DONMARIO, Asgrow y Macro Seed. Concretamente, DM 5958 IPRO, AW 5714 IPRO, 53MS01 IPRO y 59MS01 IPRO STS. 

De las 3.500 hectáreas de soja que manejó Angelini, 2.000 tuvieron tecnología INTACTA.

Este ingeniero agrónomo no duda sobre el principal motivo que lo lleva a recomendar INTACTA a sus asesorados: “Es por el rendimiento, pero además les aconsejo que hagan temprano el Pago Anticipado del Canon INTACTA (PACI), porque el precio es más conveniente”. 

Teniendo en cuenta los resultados que obtuvo a campo, Angelini asegura que las variedades de soja INTACTA le brindan un 8% más de rendimiento, en promedio, con respecto a las sojas que no tienen esa tecnología. 

¿Qué estrategia productiva utilizan? A partir del 20 de octubre comienzan las siembras, que escalonan hasta diciembre. Así, la cosecha se inicia en abril.

El asesor define de manera muy particular una de las claves para aprovechar todo el potencial de rendimiento de las variedades: “Le damos bien de comer”, grafica.

Detalla que hacen “análisis de suelo, trabajando desde la nutrición del cultivo anterior, el maíz, lo cual beneficia a toda la rotación”.

Además del rendimiento, por ser resistentes a los principales insectos lepidópteros que atacan a la soja, las variedades INTACTA le aportan una gran tranquilidad en la época de mayor presión de plagas, en una zona que es complicada en ese aspecto. 

La cosecha de soja en la última campaña, en uno de los campos asesorados por Angelini. Altos rindes.

En Gualeguaychú, los principales ataques están a cargo de las orugas militar y verde. “Este año se tuvieron que hacer hasta dos aplicaciones en muchos lotes. En las variedades INTACTA no hizo falta y la tecnología ya se pagó solo con el ahorro de las pulverizaciones”, explica Angelini.

“Cuando empiezan las lluvias y con ellas los ataques de plagas, en Entre Ríos es difícil conseguir contratistas para hacer los controles. Además, muchas veces se complica acceder a los campos por el estado de los caminos. Así, no son pocos los casos en los que, cuando se llega, se perdió medio cultivo”, apunta. 

Esas cuestiones se evitan con INTACTA. Por eso, Angelini resume su experiencia: “Es una tecnología que a nosotros nos rinde muy bien, en todo sentido”.