Con INTACTA, los lepidópteros quedaron atrás; ahora, a monitorear las chinches

Con INTACTA, los lepidópteros quedaron atrás; ahora, a monitorear las chinches

Como en muchas campañas, el cuidado del aspecto sanitario puede definir el curso del cultivo de soja y, en la actual, las lluvias en las primeras semanas del año propiciaron la presencia de varias plagas. Como explica Martín Navarro, del equipo de Desarrollo de Mercado de INTACTA RR2 PRO, “se trata de un ciclo con mayor presión de lepidópteros que los anteriores”.

En esta circunstancia, el especialista detalla que “los lotes sembrados con INTACTA RR2 PRO se ven perfectos, sin daños inesperados”.

Con mayor o menor intensidad, Navarro describe que en algunas zonas se han visto ataques de Rachiplusia (oruga medidora) y Pseudoplusia (oruga falsa medidora),Anticarsia gemmatalis (oruga de la leguminosas) y Helicoverpa gelotoponen (oruga bolillera).

“En los lotes con soja RR1 del NEA y NOA ya se tuvieron que hacer tratamientos. En cambio, por su resistencia a estas plagas, en las sojas INTACTA no hizo falta ninguna aplicación y tampoco hubo daños en los cultivos. Lo mismo ocurrió en la zona de la cuenca del Salado y el sudeste bonaerense, donde la presión de lepidópteros es muy fuerte”, explicó.

Teniendo la tranquilidad de estar protegido contra los ataques de estos lepidópteros, Navarro recomienda igualmente no dejar de recorrer los lotes. “La tecnología INTACTA no puede prescindir del monitoreo, porque hay plagas que no controla, como las chinches”, afirma.

Según el ingeniero Mariano Luna, entomólogo del INTA Pergamino, las chinches son más peligrosas en los estados reproductivos del cultivo. En este sentido, señala que “se puede esperar que las densidades de la población de chinches vayan en aumento y alcancen los umbrales de decisión en los diferentes cultivos de soja de primera y segunda”.

Luna agrega que las poblaciones ya están en niveles cercanos a los umbrales de decisión en R5 para su control. “Para tomarla existen los niveles de daño económico, número de chinches por metro lineal (en paño vertical) y estado de desarrollo de la soja en ese momento”, aconseja.

Desde el INTA Pergamino recomiendan medir la población de chinches desde fin de estadíos vegetativos, para poder evaluar la estructura de la población. “Es importante saber si sólo tenemos adultos, si están copulando o si están oviponiendo y también si hay ninfas pequeñas”, detalla Luna.

                                                      

“Si sólo tenemos adultos y hay subumbrales de chinches, podemos esperar a que se incremente su población para tomar una decisión de control. Pero si estamos en R2 y tenemos adultos, ninfas pequeñas, medianas y  ovoposición, puede ser recomendable controlar en ese momento, porque en R3 (una semana después) podemos tener problemas en la etapa de formación de vainas”, comenta.

Está claro que con INTACTA RR2 PRO hay muchas amenazas que están bajo control, pero no es bueno bajar la guardia porque hay otros temas que controlar. Todos suman para que en este año se terminen logrando los altos rindes que hoy se vislumbran en la mayor parte de las regiones productivas argentinas.